Las 5 W’s de la construcción industrializada

Feb 9, 2021

A continuación, analizamos el what, who when, where, why de la construcción industrializada.

¿Qué es la construcción industrializada?

La construcción industrializada es un sistema constructivo que se basa en la fabricación de las diferentes partes o módulos del edificio en una fábrica con un proceso controlado. Una vez se tienen todas las piezas se transportan a su localización definitiva donde se ensamblan en una zona previamente cimentada para reducir la obra a un mero ensamblaje de componentes acabados.

A diferencia de la construcción tradicional, este proceso es mucho más rápido, la cadena de trabajo y valor se acorta y supone una producción unificada, sin apenas fisuras, con un sistema optimizado para que todo funcione como un engranaje.

La arquitectura industrializada utiliza diferentes tipos de materiales en función del presupuesto. Materiales más básicos como el hormigón, el acerola madera, el vidrio o metales como el aluminio o el cobre, todos ellos tienen un bajo impacto ambiental.

Estos materiales más tradicionales se unen con algunos más novedosos como como el hormigón polimérico, hormigón translúcido, pavimento de hormigón permeable y espuma de titanio, entre otros para crear construcciones.

Así pues, se postula como la solución idónea para acabar con las edificaciones masivas de cemento y ladrillo; lentas, contaminantes y estáticas.

¿Quién usa la construcción industrializada?

La construcción industrializada puede tener infinidad de aplicaciones. Ofrece soluciones constructivas definitivas y rápidas para diferentes tipos de uso. Vamos a analizar algunos de ellos:

Aplicaciones de uso privado: La construcción de viviendas unifamiliares prefabricadas es cada vez más común, la personalización y la rapidez juegan un papel fundamental. Se pretende potenciar exponencialmente las viviendas industrializadas en altura.

¿Desde cuándo existe la construcción industrializada?

Entendemos la construcción industrializada como la fabricación de diferentes piezas para construir un edificio. Se apunta al primer precedente de prefabricación modular, el encargo que se le hizo a Leonardo da Vinci, en el siglo XVI, para planificar una serie de nuevas ciudades en la región del Loire en Francia, para lo cual ideó ubicar en cada una de las nuevas ciudades un centro de producción, en donde se elaborarían una serie de módulos o elementos básicos para conformar en múltiples combinaciones otras tantas variedades de tipología edificatorias.

Otras expresiones singulares de prefabricación temprana se dieron en Baffin, Canadá, en el año 1578, donde se erigió una casa prefabricada que había sido construida en Inglaterra, y otra en el año 1624, una casa de paneles de madera, la Great House, construida por Edward Winslow, realizada por módulos en Inglaterra y trasladada hasta Massachussets, en Estados Unidos.

En el año 1867, Joseph Monier patentó diversos productos fabricados con hormigón armado. Tras la introducción de este hormigón reforzado, el paso lógico siguiente era la introducción de elementos prefabricados con motivo de las grandes ventajas frente al hormigón preparado in situ como, p.ej. la calidad, velocidad, protección laboral.

¿Dónde abunda la construcción industrializada?

Actualmente, la construcción industrializada está muy extendida en países como Estados Unidos, Reino Unido, Australia y Japón. En Europa cada vez se utiliza más la técnica de la industrialización. Algunos países nórdicos como Suecia tienen ya casi todas sus viviendas industrializadas; en Holanda cuentan con el 50% mientras que en Alemania rozan el 9%. En España, la construcción industrializada no llega todavía al 1% pero se aspira a alcanzar un porcentaje mayor en los próximos años.

¿Por qué se utiliza la construcción industrializada?

Son muchos los motivos por los que la construcción industrializada de viviendas está cogiendo fuerza en los últimos años. Tiene muchos beneficios con respecto a la construcción tradicional, entre otros destacan:

  • Reducción en los tiempos de ejecución
  • Mayor calidad constructiva
  • Descenso en la siniestralidad laboral
  • Mejora en la eficiencia energética. Reducción de la huella de carbono e hídrica.
  • Menores residuos
  • Mayor aprovechamiento de recursos
  • Libertad en el diseño
  • Mayor productividad

¿Cómo se construye un edificio industrializado?

Se podría resumir el proceso de las construcciones industrializadas en 5 fases.

La idea: En primer lugar, el cliente plantea las necesidades y en torno a ellas se crea un proyecto adaptado que dé soluciones a las demandas de la construcción y a los futuros usuarios de la misma. Al contrario que en la construcción tradicional, en la construcción industrializada no se parte de unos modelos externalizados, sino que hay que adaptarlo totalmente al cliente.

Desarrollo del diseño: Posteriormente se pasa a la fase de diseño, se trabaja sobre planos y proyectos de ingeniería en 3D, usualmente con la tecnología BIM (Building Information Modelling) un sistema utilizado para ilustrar el proceso completo de edificación, cuantificación y elección de materiales, ingeniería civil, de mantenimiento e incluso de demolición.

Fabricación: Una vez el edificio está diseñado, es el momento de crear los módulos. Como hemos explicado anteriormente, se trata de un modelo de fabricación en serie, implementado en cadenas de montaje donde se conforman las piezas del edificio, un proceso similar al de la industria del automóvil.

Transporte: Después de tener todas las piezas necesarias se trasladan al solar de ubicación del edificio donde finalmente se ensamblarán.

Montaje: Por último, el montaje de las construcciones industrializadas no precisa de pesadas maquinarias, el proceso de instalación de los paneles está pautado desde el principio por lo que es más rápido y de fácil ejecución. Ya para acabar, se realizan los últimos ajustes del proceso de instalación de acuerdo con las especificaciones del proyecto.

Todas las fases requieren de conocimientos y formación por parte del equipo humano que pueden tardar, para todo el proceso, de entre 6 meses a 8 meses dependiendo de la infraestructura, tipo de edificación, la dificultad y el tamaño de la misma.

A pesar de todas las ventajas que presenta, la construcción industrializada en nuestro país está en proceso de consolidación, principalmente por la resistencia al cambio. Lo cierto es que con menos procesos y materiales de mayor calidad se pueden hacer construcciones de lujo con un presupuesto mucho más bajo.

¡La construcción industrializada no es el futuro, es el presente!